Cómo hacer scones clásicos

Los scones, así como ocurre con los panqueques, la chocotorta o la pastafrola tienen la impronta de quien la prepara. Es por esa razón que la mayoría de las personas añora las recetas de la abuela o de la mamá si de cosas dulces y ricas, se  trata.

Pero hoy, te voy a contar como se pueden preparar unos scones perfectos para esas tardes de invierno o esas reuniones con amigos un fin de semana en verano, donde la merienda llega y es indispensable contar con algo rápido y rico para compartir.

Ingredientes

  • Manteca – 220 gramos.
  • Azúcar – 90 gramos.
  • Huevo – 1 unidad.
  • Leche entera – 20 cc.
  • Esencia de vainilla – 1 cucharadita.
  • Polvo para hornear – 1 cucharadita.
  • Harina de trigo – 300 gramos.

Paso a paso para preparar los scones clásicos

  1. En un bol agregaremos la manteca (a punto pomada) y el azúcar, mezclar muy bien con un tenedor hasta lograr una consistencia cremosa y pálida.
  2. Una vez se tiene ambos ingredientes bien integrados añadimos el huevo, la leche e integramos
  3. Agregamos la esencia de vainilla y el polvo para hornear.
  4. Seguidamente le adicionamos la harina de trigo, pero lo hacemos en dos partes. Primero mezclamos bien la primera. Una vez que ésta se haya integrado bien, añadimos la segunda mitad y repetimos el procedimiento hasta obtener una masa homogénea.
  5. En el paso siguiente deberás integrar y usar tus manos para posteriormente pasar la masa a la mesada.
  6. Estira bien la misma pero no amases demasiado: solo para unir todos los ingredientes bien.
  7. Coloca un poco de harina en la mesa y con un palo para amasar, estira la masa de unos 2 centímetros de grosor.
  8. Luego la cortamos con el molde que más te guste (yo prefiero que sea redondo de aproximadamente 3 c de diámetro, pero es cuestión de gustos nada más).
  9. Pincelamos con huevo batido encima
  10. Colocamos los scones en una bandeja previamente enharinada y enmantecada para llevar al horno a 170 grado durante 15 o 20 minutos.

Recomendaciones

  • Trata de que los ingredientes estén a la misma temperatura mientras los mezclas, para que el resultado sea el esperado.
  • Para evitar transferirle calor a la masa, porque es una masa que no se debe amasar, se puede aplastar con las manos dos veces antes de estirar.
  • Si quieres evitar que se doblen mientras se cocinan los scones y lograr un resultado prolijo, se les puede colocar papel encerado encima hasta que aumenten su tamaño y comiencen a dorarse. Después se retira el papel encerado y se deja que termine la cocción.
  • Se pueden servir con mermelada, manteca o quesos blancos.
  • Puedes tener la masa previamente lista en la heladera, se conservar perfectamente por 2 días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *