Cómo hacer mermelada casera

La mermelada casera es de esos preparados fáciles, económicos y muy rápidos que se pueden preparar, generalmente, en 20 o 30 minutos.

Existen muchas clases de mermeladas caseras que podés hacer sin problema. Te aseguro que después de hacer alguna de estas mermeladas, no vas a querer comprar otra mermelada en tu vida.

Mermelada de ciruela

La ciruela es una de las frutas más populares al momento de preparar mermelada. Para hacerla tan solo necesitás ciruelas, azúcar, agua y si querés, una pizca de canela. El sabor dulce de las ciruelas es perfecta tanto para los chicos como para grandes, por lo que no podés dejar pasar la oportunidad de cocinarla en casa.

Mermelada de durazno

La mermelada de durazno es una receta muy sabrosa que puede comerse durante todo el año. Es perfecta para disfrutar con galletitas y pan casero, aunque también se suele usar como relleno en una torta o tarta dulce. Además, es muy rápida de preparar, ya que podés tenerla lista en unos 10 o 15 minutos. Solo vas a necesitar duraznos, azúcar y una pizca de jengibre. No te pierdas esta deliciosa mermelada!

Mermelada de pomelo

Esta receta con pomelo es perfecta para comer en el desayuno con algunas rodajas de pan o para utilizar como ingrediente en repostería. Para hacerla en casa, solo necesitás pomelos y azúcar. Así, tendrás una mermelada muy sabrosa para acompañar tus comidas.

Mermelada de mandarina

Las mandarinas son una de las frutas más sabrosas y ligeras de comer. Preparar mermelada con ellas es una forma original y saludable de disfrutarlas. El resultado es muy dulce y te aporta muchos nutrientes para el cuerpo, como vitamina A, C y ácido fólico.

Mermelada de naranja

La mermelada de naranja es otra receta que tenés que probar si querés acompañar tus desayunos con una rica receta saludable de frutas. Es muy dulce, fácil de hacer y podés darle muchos usos, desde acompañar desayunos como hasta relleno de tortas o tartas dulce con ella. Además, se puede conservar hasta por un año a temperatura ambiente.

Mermelada de frutilla

Cuando se piensa en mermeladas, la de frutilla es uno de los primeros sabores que se vienen a la mente. Esta mermelada es, en lo personal, de las que más me gusta. Se la puede usar como ingrediente de muchos postres y platos dulces. Su sabor dulce encanta a todo el mundo.

Mermelada de manzana

Una mermelada fresca, liviana (casi adictiva, te diría) es esta mermelada de manzana. Para hacerla solo necesitás manzanas, azúcar y un poco de jugo de limón. A diferencia de otras variantes de la receta, se recomienda consumirla en el menor tiempo posible.

Mermelada de frutos rojos

Llamamos como frutos rojos a las frutillas, frambuesas, arándanos, moras y más. Si preparás una mermelada con ellas, vas a obtener una de las versiones más variadas y sabrosas de esta receta. Podés disfrutarla en el desayuno o a la merienda, así como también utilizarla para hacer ricos postres, combinada con helado de crema americana, de chocolate también o un rico mousse.

Una de las combinaciones que más me gusta es un toque de esta mermelada con fondue de chocolate; una experiencia sublime para el paladar ¡No te la pierdas!

Mermelada de quinotos

Las mermeladas suelen asociarse con sabores dulces. Sin embargo, si querés variar un poco con un sabor ácido, podés preparar una mermelada de quinotos. Es muy rica, versátil y ligera, así que podés comerla tanto de día como de noche. De hecho, se combina perfectamente con queso de campo o cremoso.

Mermelada light o sin azúcar

Las variantes sin azúcar de la mermelada son las más indicadas para aquellas personas que quieren disfrutar de una receta lo más natural posible. La falta de azúcar las hace más saludables sin que dejen de ser deliciosas. Son muy recomendadas para personas con diabetes o que deseen cuidar de su silueta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *