Cómo hacer albóndigas de pollo

Las albóndigas de pollo son una excelente opción para aquellas personas que buscan unas albóndigas un poco más livianas que las de carne.

Preparar unas albóndigas de pollo es tan fácil como hacer mayonesa casera, pero como siempre digo, es necesario conocer algunos secretos para que esas albóndigas tengan no solo la consistencia justa, sino también el sabor perfecto.

Ingredientes

  • Cebolla grande – 1
  • Diente de ajo – 1
  • Harina de trigo – 4 cucharadas
  • Huevos – 2
  • Pan rallado – 6 cucharadas
  • Pechugas de pollo sin grasa – 1 kg
  • Albahaca fresca – 4 o 5 hojitas (se puede usar 1 cucharadita de albahaca seca)
  • Estragón – al gusto
  • Sal – al gusto
  • Aceite de oliva – un chorrito

Paso a paso

  1. Salteamos la cebolla previamente cortada en cubitos pequeños con un poquito de aceite. Aquí también se puede incorporar el diente de ajo si es que se desea que éste se dore un poco.
  2. En caso de que las pechugas de pollo no hayan sido trituradas en la carnicería, este es el segundo paso que cumplir previo al inicio de la preparación de las albóndigas de pollo. También se puede desmenuzar el pollo y trozarlo muy chiquito.
  3. Luego colocamos el pollo desmenuzado o triturado en un recipiente y agregamos los huevos y el pan rallado. Aquí podemos añadir los condimentos que deseemos para darle el gusto perfecto junto con la sal en este paso.
  4. Mezclamos para formar una preparación relativamente homogénea y maleable. En caso de que observemos que quedó muy líquida, podemos añadir más pan rallado y mezclar de nuevo.
  5. Colocamos un poco de la preparación en nuestras manos para formar bolitas del tamaño de nuestra preferencia.
  6. Se pueden cocinar en salsa de tomate o fileto, aunque también se pueden sofreir en aceite vegetal durante 5 – 7 minutos. En caso que se deseen cocinar en el horno, debemos colocar las albóndigas en una bandeja o recipiente previamnete enmantecado y enharinado y llevar al horno moderado de 180° durante 20 minutos aproximadamente.

Sugerencias

  • Las albóndigas de pollo son perfectas para acompañarlas con una salsa de cuatro quesos, parisienne o de jamón y verdeo.
  • Como son más livianas que las albóndigas de carne pero menos que las vegetarianas, se pueden acompañar en un plato de ravioles o sorrentinos.
  • Es recomendable que se usen condimentos frescos y no secos porque esto resaltará mucho el sabor, especialmente en los condimentos de albahaca, romero o tomillo.
  • Si es posible, luego de preparar las albóndigas, llevarlas a la heladera durante 30 minutos para que los sabores se intensifiquen antes de cocinarlas.
  • Si la preparación antes de la cocción está muy aguada, debemos agregarle pan rallado. En caso que haya quedado muy seca, le incorporamos un poquito de agua tibia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *